ASOCIACIÓN TXINPARTA-FUERTE SAN CRISTÓBAL RED DE MEMORIA COLECTIVA

Somos un colectivo de personas implicadas en recuperar la memoria de las personas represaliadas en el Fuerte San Cristóbal: recuperar sus nombres, su historia colectiva y sus avatares individuales, sus muertes, sus enterramientos, su dispersión… y compartirlo con sus familias y con toda la sociedad. Este es el objetivo de la Asociación y este es el objetivo de este blog en el que esperamos tus visitas y tus aportaciones. Un saludo.

TXINPARTA-FUERTE SAN CRISTÓBAL ELKARTEA, MEMORIA KOLEKTIBOAREN SAREA

Gure taldearen helburua San Cristóbal Gotorlekuan errepresaliatuak izan zirenen memoria berreskuratzea da: beraien izenak, beraien historia kolektiboa zein bakoitzaren gorabeherak, beraien heriotzak eta lurperatzeak, dispertsioa… berreskuratu eta senitartekoekin zein gizartearekin partekatzea. Hauxe da elkarte honen helmuga eta baita blog honetakoa. Bertan eginiko bisitak eta ekarpenak eskertzen dizkizuegu.

lunes, 8 de octubre de 2018

VIII ÈMES RENCONTRES TRANSFRONTALIÈRES DE LA MÉMOIRE HISTORIQUE ET DÉMOCRATIQUE OLORON SAINTE-MARIE - 5,6,7 OCTOBRE 2018



VIII ENCUENTROS TRANSFRONTERIZOS DE MEMORIA HISTÓRICA Y DEMOCRÁTICA
OLORON SAINTE-MARIE, 5,6,7 DE OCTUBRE 2018

Una vez más, desde los dos lados de la frontera nos reunimos gentes muy diversas para reflexionar sobre la memoria histórica. El acierto de estos encuentros ha sido el priorizar el trabajo en grupo, la profundización en el debate y la concreción de propuestas de futuro para hacer avanzar la memoria a los dos lados de esta frontera que separa dinámicas, procesos, implicaciones, instituciones… de una única memoria que nos concierne por igual.

La reflexión se desarrolló en cuatro grupos de trabajo con estos polos de atención:

1.- EDUCACIÓN: Se analizaron los tratamientos de la memoria en curriculum, planes de estudio, programas, libros de texto, procesos didácticos, creación de materiales y relación de lo académico con las instituciones, grupos de memoria y sociedad en general. Se dibujó un panorama desolador en algunos de esos aspectos, básicamente en España, y otro panorama más alentador en cuanto a iniciativas de algunas instituciones y planteamientos creativos y novedosos en cuanto al profesorado, creación y uso de interesantes materiales
didácticos y creación de redes entre enseñantes.

2.- DERECHOS HUMANOS – LEYES DE MEMORIA: Se analizaron las distintas leyes estatales y de Comunidades Autónomas surgidas hasta la fecha en el estado español, las propuestas que se están planteando en el Parlamento y los ejes sobre los que debiera asentarse una nueva Ley de Memoria en España.

3.- POLÍTICAS PÚBLICAS DE MEMORIA EN FRANCIA Y ESPAÑA: Reflexión sobre la situación actual, desarrollos en las distintas comunidades, actores, estrategias y problemas.
Se observaron los nuevos enfoques y planteamientos que van surgiendo, el gran desequilibrio por territorios, la necesidad de colaboración y respeto entre la acción y función institucional y la acción y función de los grupos de memoria. Se mostró preocupación por la dinamización de las asociaciones, la integración de jóvenes y el encaje de estos grupos en los nuevos enfoques que deberá afrontar el trabajo de la memoria histórica.

4.- REPÚBLICA, RESISTENCIA, RETIRADA: Análisis de las situaciones creadas a partir de la Retirada y las actitudes cambiantes de los poderes y la sociedad en Francia, desde el rechazo a la acogida. Se habló del escaso conocimiento en Francia en torno a estas situaciones y del absoluto abandono y desconocimiento en España hasta el día de hoy.
Se proyecta para 2019, 80 aniversario de la Retirada, un ambicioso programa de actos transfronterizos que pongan en primera línea de la memoria estos hechos de tanta trascendencia para miles y miles de exiliados y para los dos países y sociedades implicadas.

Por último se renovó el manifiesto de estos VIII encuentros transfronterizos.
Las resoluciones y propuestas de los diferentes grupos de trabajo serán recogidas en un documento que se trasladará a las diferentes instituciones estatales y territoriales, grupos políticos y grupos implicados en la reconquista de la memoria.

Nuestros generosos anfitriones nos ofrecieron también un concierto del grupo “Gavarnie Ensemble”, nombre procedente del fronterizo “circo de Gavarnie”, como símbolo de la simbiosis artística e intercambio musical a los dos lados de la frontera. Flauta. clarinete y fagot para un bonito final de jornada del viernes.
El sábado, tras la cena, se proyectó el documental “Le convoi des 927”, cortometraje que recoge la deportación en vagones de mercancías de 927 miembros de familias republicanas españolas desde la ciudad de Angoulême hasta Mauthausen.















Nuestro agradecimiento a todas las personas de la organización (tienen nombre y apellidos) que hicieron posible el desarrollo de los encuentros; a ponentes y moderadores de los debates y a las instituciones locales que nos recibieron y colaboraron en este evento.
MÁS FOTOS DEL ENCUENTRO


martes, 2 de octubre de 2018

Inauguración Barracón prisioneros del franquismo en Igal


El 29 de Septiembre, sábado, acudimos a la inauguración de un Barracón de prisioneros del franquismo en el Alto de Igal (Navarra) que se encuentra en la carretera que une los valles de  Roncal y Salazar  y que fue construida entre 1939 y 1941 por prisioneros  de guerra  que componían los Batallones de trabajadores y Batallones disciplinarios de soldados trabajadores.
El acto, organizado por el Concejo de Igal, el Ayuntamiento de Güesa, la Junta del Valle de Salazar y el Gobierno de Navarra,  fue conducido por Edurne Beaumont y contó con la participación de Luis Ortiz Alfau, de 102 años, uno de los prisioneros de los Batallones de trabajadores, así como de la Consejera Ana Ollo,  los Dantzaris de Otxagabia y la coral Kantuz.
Este barracón ha sido reconstruido en el mes de agosto por un campo de voluntariado  internacional en colaboración con el Instituto Navarro de Deporte y Juventud y va  a ser convertido en un lugar de memoria de los trabajadores forzados del franquismo y será también  utilizado como un elemento más del programa  Escuelas con Memoria.
Importante y necesaria para esta recuperación ha sido la colaboración de vecinas y vecinos de la zona que han aportado sus testimonios y vivencias, así como de la Asociación Memoriaren Bideak , que lleva muchos años trabajando en esta recuperación.


jueves, 20 de septiembre de 2018

DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ


Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Tudela, en este Día Internacional de la Paz, han llevado a cabo un Acto de Reconocimiento a la “Liga Internacional por la Paz y la Libertad”, “Women’s International Leagle for Peace and Freedom” por su trabajo en pro de la paz, del desarme, los derechos humanos y la justicia económica, política y social desde una perspectiva de género.


WILPF cumplió 100 años en 2015 y en este acto intervino su presidenta, Joy Ada Onyesoh así como la presidenta en España, Carmen Magallón.
Abrió el homenaje Eneko Larrarte, alcalde de Tudela y lo cerró Uxue Barcos, Presidenta del Gobierno de Navarra.










Las intervenciones musicales corrieron a cargo del coro Tutera Kantuz, Tuterakoa, dirigido por Elena Echezarreta.

Txinparta creyó necesario participar en el reconocimiento a estas mujeres y estuvo representada por Maite y Lupe.

lunes, 17 de septiembre de 2018

SARTAGUDA: LAS EXHUMACIONES, PROTAGONISTAS


El sábado 15 de septiembre se realizó, en el Parque de la Memoria de Sartaguda, un homenaje a las víctimas del franquismo. Se quiso dar especial protagonismo a las personas y asociaciones que han venido protagonizando las exhumaciones en Navarra desde los años 70, final de la dictadura, hasta hoy mismo en que esas exhumaciones continúan. En las primeras hubo mucho voluntarismo y solidaridad; actualmente hay un trabajo especializado y un respaldo institucional.

También este acto de Sartaguda tuvo carácter institucional, con participación de la presidenta de Navarra, Uxue Barcos, la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznarez, miembros del gobierno y del arco parlamentario, familiares, asociaciones y personas vinculadas a esta recuperación de la memoria.
Además de la presidenta del gobierno, tomó la palabra el alcalde de Sartaguda, Paolo Albanese, y algunas de las personas protagonistas en aquellos duros años de la transición: Josefina Campos, Áurea Jaso, Julio Sesma…
      Finalizó el acto con el aurresku ante el muro que recoge los nombres de las más de 3000 personas asesinadas en Navarra y una ofrenda floral.
Era obligada nuestra presencia en este merecido homenaje.

lunes, 10 de septiembre de 2018

DESDE LA LIBERTAD


Intervención que realizó en el homenaje de este año ANA FERNÁNDEZ, hija de uno de los tres presos fugados que llegó a Francia; merece la pena pararse a leerla.


Conmemoración del 80 aniversario: mayo 2018
Soy Ana Fernández Gurruchaga, hija de Jovino Fernández González, uno de los tres fugitivos que, junto a Valentín Lorenzo y José Marinero, tuvo la suerte de conseguir cruzar los Pirineos y alcanzar la libertad. Cuando vine a Pamplona al homenaje del 22 de Mayo por primera vez fue en 2009 tras haber descubierto por Internet el excelente libro “La gran fuga de las cárceles franquistas”, de Félix Sierra e Iñaki Alforja, el cual con entusiasmo y profesionalismo, se puso en contacto conmigo por mediación de la editorial Pamiela y se desplazó hasta Francia para conocerme. A Félix y a Iñaki les agradezco de todo corazón por el interés que han manifestado desde un principio y por la labor acertada de investigación que ambos han desarrollado en esa hermosa obra. Las conmemoraciones sucesivas y mis visitas al Fuerte desde entonces, me han permitido, además de descubrir el infierno de piedra y la monstruosidad del cementerio de las botellas, conocer la Asociación Txinparta con Koldo Pla a la cabeza; Gente maravillosa, de buena voluntad y corazón. He encontrado aquí una verdadera familia, acogedora, siempre dispuesta a sostener esta causa que todos compartimos. Gracias, Txinparta. Y la familia se ha ido ensanchando .Se ha agregado Fermín Ezkieta con su nuevo libro “Los Fugados del monte Ezkaba” que sigue y completa las informaciones sobre la fascinante epopeya, como él dice, de los presos de San Cristóbal. Yo acepté colaborar modestamente, pero con una intensa emoción, al darme cuenta de que los hechos de la Guerra de España, los que solía contarme mi padre, no eran sólo recuerdos de familia, sino que también pertenecían a la Historia, la de su generación, la de tantos compañeros republicanos que lucharon hasta el fin, para defender su ideología de justicia y de libertad.

Y hoy en día, gracias a todos vosotros, particulares y asociaciones diversas y múltiples, como Aranzadi, se ha abierto el camino de la recuperación histórica con actos, conferencias, exhumaciones, y se ha vuelto a construir en el monte la ruta que los fugados emprendieron hasta llegar a Francia : el GR 225. Fue Fermín, con sus compañeros, quien se empeñó en recuperar el trazado desde el monte Ezkaba hasta el valle de Aldudes, más precisamente el pueblo de Urepel, donde llegaría mi padre después de 13 días de infierno. Un abrazo muy fuerte, Fermín, por tu tenacidad y motivación. Es de agradecer también al Gobierno de Navarra que ha contribuido, desde la ley de Memoria Histórica proclamada por Zapatero en 2004, al desarrollo del trabajo de las investigaciones e indagaciones diversas en una amplia e intensa colaboración . Mi padre, oriundo de la provincia de León, trabajó de minero en un pueblo del Bierzo, antes de afiliarse a la CNT en 1931; cuando la sublevación militar de julio, forma parte de las milicias de Asturias, participa en el frente de Oviedo, más tarde en la defensa de Bilbao el “cinturón de hierro” y siguiendo el Frente del Norte, en las batallas de Santander. Fue atrapado en Esles, condenado a muerte por rebelión militar, pena que se le conmuta por la reclusión mayor. Llegó a Pamplona en tren el 23 de Octubre de 1937. En la estación fue conducido al Fuerte en un camión cerrado, registrado luego como el preso Número 2332. En la entrevista del 16 de Junio de 1938 que dio en el cuartel Karl Marx en Barcelona al periódico «Solidaridad Obrera», evoca los momentos de la Fuga.
Jovino Fernández González 
Era domingo, al atardecer, paseábamos por el patio. Se nos acercó un ordenanza del economato y nos dijo en tono misterioso: hay jaleo, cuidado. Hay que ser muy prudentes. En esto sonaron unos tiros. Entraron en el patio unos compañeros con fusiles y vestidos de oficiales de prisión. Les seguimos. Las puertas del penal estaban abiertas y la guardia de soldados prisionera y desarmada. Parece que la guardia exterior estaba cenando cuando fue sorprendida. ¿Cómo se logró desarmar de sus pistolas a los guardianes y dar los primeros pasos del golpe? No lo sé. Nos apresuramos a salir. Corríamos. Salimos unos mil setecientos. Era entre dos luces. Desfilábamos todos casi en columna compacta hacia el monte. A las dos horas ya funcionaban los reflectores por todas partes y por las carreteras volaban los camiones cargados de guardias civiles y de requetés; la columna se desparramó por los bosques y por los barrancos en la noche. Al día siguiente, desde nuestros escondrijos, comprobábamos con qué rabia se nos perseguía: perros, curas, mujeres con fusiles y boinas rojas, requetés, guardia civil y soldados andaban y venían por los montes detrás de nosotros. No se atrevían a penetrar en los bosques, porque a lo mejor temían que estuviéramos armados. Nosotros permanecíamos en las espesuras durante el día y por la noche avanzábamos. Yo, iba con un grupo primero de unos veinte compañeros y a los dos días quedábamos tres y más tarde quedé yo solo. La persecución seguía dura y tenaz. En una ocasión, permanecí más de dos horas metido en un río. Ladraban los perros. “Pues ese cabrón se ha metido aquí y aquí lo hemos de encontrar”, decía un cura con fusil. Nos separaba la distancia de dos metros de maleza alta. Fue un trago de los más duros.
Así pasaron cerca de diez días. Comía hojas de roble y hierbas las que creía que pudieran ser buenas. Estaba hecho polvo. Tenía entendido que desde Pamplona a la frontera sólo hay 47 kilómetros. Muchas veces creí que por más esfuerzos que hiciera no podría llegar nunca. Todo estaba terriblemente vigilado. Cada día me libraba por milagro de que me atrapasen. No hay nada comparable a eso. Al fin, un día, a los doce de haber salido del penal, me encontré un pastor. Me dio pan y queso; le dije que marchaba hacia Guipúzcoa y le pregunté si iba bien. Me contestó que estaba en territorio navarro a cuatro kilómetros de Francia. Estaba a punto de desvanecerme. Me aconsejó que permaneciera en el bosque escondido hasta el día siguiente, que él me ayudaría a pasar la raya de Francia. Así fue. Al otro día burlé una vez más las líneas de vigilancia. Eran las últimas. Estaba ya en Francia. De allí al Consulado de Hendaya y de allí a Barcelona. Ya lo tenía merecido. Y ahora otra vez soldado. Para eso quería salir de aquel infierno”.

Si mi padre logró superar tantas dificultades y calamidades, sería por su sangre fría, su gran resistencia física y moral, su valentía y arrojo pero también por la suerte que le acompañó hasta la meta. La suerte, por desgracia, no la tuvieron los compañeros de infortunio que fueron acribillados como alimañas en los montes de Ezkaba. Más tarde, como teniente, se unió al Frente del Segre y el 9 de febrero de 1939, después de un breve matrimonio con mi madre, a la cual conoció en Barcelona, refugiada de San Sebastián, tomó por segunda vez la ruta hacia Francia, el Exilio. La Retirada, un triste y cruel desenlace para 500.000 españoles republicanos, huyendo de la persecución franquista y los bombardeos de los fascistas italianos. De estos momentos escribió Federica Montseny:  Quién pudiera olvidar esas horas, ese espectáculo de las montañas llenas de gente que acampaba bajo los árboles, temblando de frío y de terror”.
Pero en Francia, país de los derechos humanos, no encontraron de parte de las autoridades un asilo que necesitaban y que esperaban. Fueron recibidos como indeseables, recluidos en las cercanías de Perpignan, en campos de concentración, cercados por barreras de espinos, Argeles, Saint Cyprien y Barcares. “Hambre, sed, frío, desesperación, humillación, brutalidad, fueron las primeras experiencias francesas vividas por una gran mayoría de refugiados”, dijo Evelyn Mesquida, en su libro La Nueve. 
De todos esos campos saldrían miles de ellos a trabajar para la Nación, incluso en compañías de trabajo obligatorio en Alemania. Francia estaba en guerra y necesitaba mano de obra para suplir a los combatientes. Así fue como a mi padre le trasladaron a trabajar en las minas de carbón de Decazeville. Otros se exiliaron más lejos cruzando el charco hacia América. Para todos empezó un exilio que duraría hasta la muerte de Franco, con un anhelo inconmensurable de volver. Siguiendo la lucha contra el fascismo, unos se alistaron en la Resistencia Francesa. Otros se unieron al general Leclerc para formar, en la Segunda División Blindada, la compañía de la Nueve. La Nueve fue la primera que entraría en París y contribuiría a liberarla capital el 24 de Agosto de 1944, con vehículos blindados que llevaban nombres de batallas, trágicamente ilustres: Guernica, Teruel, Guadalajara. El capitán Dronne decía de ellos: “No tenían el espíritu militar. Eran incluso antimilitaristas, pero todos eran magníficos soldados, guerreros valientes y experimentados. Unos combatientes de la Libertad”

Pero no olvidemos a los demás vencidos, a los derrotados que tuvieron que quedarse aquí en España y que, pese a una represión masiva y cruel, siguieron el combate con pugnacidad y valor, los guerrilleros de los maquis, que se echaron al monte creyendo hasta el final en un mundo mejor. No olvidemos a los reclusos que resistieron tras los barrotes de las cárceles franquistas, en el hacinamiento de los penales, pagando con su juventud e incluso con su vida el derecho a la libertad. No olvidemos a los familiares, mujeres e hijos que sufrieron un larguísimo período de represión, abusos, vejaciones y humillaciones. No olvidemos a los que fueron sacados de paseo y que jamás volvieron, abandonados en una cuneta, junto a la tapia de un cementerio, echados en una fosa común, durante más de 80 anos. No olvidemos a todas las víctimas de esa larga agonía, a los que no cayeron “Por Dios y por España” sino sólo “Por España”,  defendiendo a la República. También ellos merecen un sitio en la Historia.



Sabed pues, queridos compañeros y amigos, que nosotros, hijos de Republicanos Españoles, aunque nacidos en el Extranjero pero nutridos con el trauma de nuestros padres, esa cruel tragedia arrinconada en las memorias durante décadas, llevamos a España en el corazón y no olvidamos. Albert Camus escribió en su libro La guerre d'Espagne: “Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma y que a veces el coraje no obtiene la recompensa”.

lunes, 3 de septiembre de 2018

HOMENAJE EN OTSOPORTILLO


A las 12:30 de ayer, 2 de Septiembre, en la Sima de Otsoportillo, situada en Urbasa, se realizó un homenaje a las víctimas que fueron allí arrojadas  tras el golpe militar de 1.936 y en la que se han realizado actuaciones de exhumación e identificación.


Este año el acto fue organizado por los ayuntamientos de Irañeta y Uharte Arakil . Se inició con una emotiva representación donde la expresión corporal de dos chicas fue acompañada por un texto narrativo, un fondo de guitarra y los sonidos de la txalaparta. Los representantes municipales contextualizaron el acto del homenaje y reparación a las víctimas y a continuación se bailó un aurresku  para finalizar con una ofrenda floral.

En el transcurso del acto llegó la buena noticia de que en Lizarrusti, esa misma mañana, se había procedido a la exhumación de los restos de un joven asesinado el 22 de agosto de 1936.

Una buena mañana para la Memoria Histórica. Os dejamos fotos del acto.


lunes, 27 de agosto de 2018

VISITA A LA PRISIÓN DE SAN CRISTÓBAL


Una vez más el sábado, 25 de agosto, recorrimos las dependencias del fuerte con un grupo de visitantes entre quienes estaban varias personas familiares de presos como Rolando Peñaranda, Saturnino Láinez, Sotero Badaya, Leoncio Aranburu, Manuel Irigoien, Juan Cruz Beloki… , algunas de ellas asociadas, otras colaboradoras, otras amigas o interesadas en este trabajo de Txinparta.

Fue un placer compartir con todas ellas este recorrido por patios, brigadas, celda de castigo, locutorio, mirador…
Constatamos también el deterioro que personas con muy poca conciencia de lo aquí ocurrido están originando en distintas dependencias, ya de por sí muy necesitadas de mantenimiento y protección, como los grafitis.
Terminamos la visita en el cementerio de las botellas en este momento en que se está actuando para su mantenimiento y recuperación. Compartimos en el mismo experiencias, anécdotas, historias… Gracias por vuestra participación en la divulgación del Fuerte San Cristóbal.