ASOCIACIÓN TXINPARTA-FUERTE SAN CRISTÓBAL RED DE MEMORIA COLECTIVA

Somos un colectivo de personas implicadas en recuperar la memoria de las personas represaliadas en el Fuerte San Cristóbal: recuperar sus nombres, su historia colectiva y sus avatares individuales, sus muertes, sus enterramientos, su dispersión… y compartirlo con sus familias y con toda la sociedad. Este es el objetivo de la Asociación y este es el objetivo de este blog en el que esperamos tus visitas y tus aportaciones. Un saludo.

TXINPARTA-FUERTE SAN CRISTÓBAL ELKARTEA, MEMORIA KOLEKTIBOAREN SAREA

Gure taldearen helburua San Cristóbal Gotorlekuan errepresaliatuak izan zirenen memoria berreskuratzea da: beraien izenak, beraien historia kolektiboa zein bakoitzaren gorabeherak, beraien heriotzak eta lurperatzeak, dispertsioa… berreskuratu eta senitartekoekin zein gizartearekin partekatzea. Hauxe da elkarte honen helmuga eta baita blog honetakoa. Bertan eginiko bisitak eta ekarpenak eskertzen dizkizuegu.

sábado, 24 de agosto de 2019

VALCALDERA 2019


¿Dónde están los restos de nuestros muertos? Es la pregunta que se hacen los familiares de los 52 asesinados en Valcaldera el 23/08/1936. 
Un año más Affna36 ha realizado un homenaje y ha  pedido información para  que se localicen los restos desaparecidos en su regreso del Valle de los Caídos y ha solicitado que el solar donde estuvo la Cárcel de Pamplona sea declarado “Lugar de memoria histórica” 
Os dejamos el poema leído en el acto.      
       
Abel Sanz Cartagena, Aniceto Pajares,
Bienvenido Martínez…,
el patio de la cárcel enmudece,
cada preso contiene sus latidos,
el cerebro atrapado en la sospecha.
¿Será la libertad? Benito Santesteban
lo dijo ayer: tranquilos, pronto a casa.
Un espacio contiguo los recibe
y les atan las manos. Dos a dos
suben al autobús. ¿Pero a dónde nos llevan?
-es José Zapatero quien pregunta-
Honorino lo mira y no contesta;
sabe a qué, eso sí, pero no a dónde,
mejor callar y ver cómo afrontarlo.

Aquí, junto al corral,
los camisas azules tienen prisa,
¿para qué tanto cura?
Los requetés porfían, quieren dejar muy claro
que asesinan en nombre de su dios,
que los curas confiesen a sus víctimas,
deben ganarse el sueldo y el futuro,
tal vez un obispado.

Luego silencio eterno,
ochenta años de bocas mudas
y vosotros en danza, trasladados
de la fosa al olvido, a la ignominia
de vuestra inexistencia.

Honorino, desciende ya del árbol,
los fascistas se fueron, celebran vuestra muerte,
regresan a sus casas con el deber cumplido.
Desciende, la Bardena es tu refugio,
camina, alcanza el río, remonta el agua clara,
te ha elegido la suerte para poder contarlo;
puedes hablar, la noche se acurruca,
despierta el nuevo día, te escuchamos.


Koldo Pla

FOTOS DEL ACTO

miércoles, 21 de agosto de 2019

BERRIOZAR : TESTIMONIO DE UN NIETO


Jerónimo Zancajo García, preso 1714 de San Cristóbal; su nieto Ricardo nos envió esta carta para leerla en el acto  de la inauguración  de la placa en el cementerio de Berriozar.

20 de junio de 2009
Queridos amigos:

Hoy para un puñado de personas, entre las que me cuento, es un día importante. Antes de nada quiero agradecer a todos los asistentes, a Txinparta, al pueblo de Berriozar y a todas las personas que hacen posible este homenaje, su esfuerzo y su dedicación para poder llevar a cabo este acto de reconocimiento.
Y, ¿por qué es un día importante? Porque la Razón de la dignidad de los pueblos vuelve a abrirse paso, dejando de lado los miedos de la barbarie, de la humillación, de las torturas, de la persecución, del escarnio, de la exclusión y del asesinato sufrido por todos aquellos que un día, con gran valentía o con imperiosa necesidad, decidieron defender aquello en lo que creían: una sociedad mejor, más justa, más libre, más democrática, más humana y solidaria para todos.

Hoy en Berriozar, con este homenaje, se da otro pequeño paso más en la honrosa tarea de recoger el testigo de aquellos hombres y mujeres que padecieron y murieron por defender tan nobles principios.
Entre aquellos hombres estaba mi abuelo, Jerónimo Zancajo, de la Casa del Pueblo de Muriel, en Valladolid, cuyo delito fue pretender mejores condiciones de trabajo y vida para las gentes de su pueblo, siendo hermano de un ex-alcalde falangista. Una combinación explosiva que poco tardaría en convertirle en claro objetivo de la represión. Represión que le llevó, junto a otros cuatro compañeros, hasta el Fuerte en donde la desdicha y el abandono hicieron el resto para que finalmente muriera en un noviembre de 1937, siendo enterrado en este cementerio de Berriozar, según quedó registrado.
Cementerio de Berriozar
        Yo no sé, abuelo, si en las largas horas, en la fría oscuridad de tu celda, llegaste a pensar alguna vez que alguno de tus nietos llegaría a interesarse por qué fue lo que te hicieron. No sé si en la lejanía de los tuyos derramaste lágrimas de añoranza. Las mismas lágrimas que tu hijo José Antonio derramaba con dos años cuando su hermana Carmen le alzaba en sus brazos para que pudiera verte, detenido, por la ventana de las escuelas. Las mismas lágrimas que más de setenta años después siguen empañando sus ojos cada vez que escucha tu nombre.
        No sé si quizá en la terrible agonía de tus últimas horas llegaste a creer que todo había sido en vano. Ya ves, abuelo, que no. Aquí, donde escondieron tu cuerpo, después de tanto tiempo, hay nuevos corazones que son hoy tu corazón y hay nuevas manos que son hoy tus manos para seguir buscando lo mismo que buscabas tú, la dignidad de las gentes.
Por eso hoy han venido hasta aquí, para reconoceros especialmente a ti y a los que contigo fueron enterrados y, por extensión a todos los que fuisteis de algún modo represaliados, el valor de la entrega que hicisteis; caro tributo que tuvisteis que pagar por defender los derechos más básicos de los vuestros.
Qué más puedo decirte, abuelo. Solo GRACIAS por todo lo que supone a día de hoy vuestro compromiso y entrega de ayer.
La vida no es sino una sucesión de experiencias que debemos aprovechar para crecer como personas y como sociedad; crecer en solidaridad, en libertades, en tolerancia, en justicia... Las vidas de quienes hoy homenajeamos fueron sañudamente cercenadas por dedicarlas precisamente a promover estos valores.
Homenajes como el de hoy no borrarán nuestro pesar por todo lo que supuso la represión contra nuestros seres queridos, pero nos permitirán afrontar el futuro con la alegría y la moral
que da el convencimiento de que no fue en vano; y la fuerza y tranquilidad que da tener la certeza de estar haciendo lo correcto para mejorar nuestra sociedad.
Una vez más muchas gracias a todos por este homenaje y por la oportunidad de poder expresarme.

Un abrazo. Ricardo Zancajo García.

martes, 6 de agosto de 2019

HOMENAJE A LOS ENTERRADOS EN EL CEMENTERIO DE BERRIOZAR PROCEDENTES DEL FUERTE SAN CRISTOBAL 1934-1945

Joaquín Urtasun, vecino de Berriozar e implicado familiarmente con presos del Fuerte, aportó este valioso testimonio en la inauguración de las placas colocadas en el cementerio en junio de 2009. Os invitamos a leerlo con calma. Gracias, Joaquín.

 20 de junio de 2009 Berriozar
Quiero empezar por agradecer a Txinparta, así como a las demás asociaciones que llevan años trabajando desinteresadamente en la recuperación de la Memoria Histórica y que pese a las numerosas zancadillas y trabas de todo tipo que se encuentran en su impagable labor, siguen luchando para que todos los que murieron de una manera trágica por defender sus ideales sean dignificados a su condición de personas solidarias y de bien, gracias a estas personas hoy podemos celebrar este Homenaje.

         Este cementerio es parte importante en la recuperación de dicha Memoria, pues no en vano aquí están enterrados los primeros muertos en el Fuerte, siendo el primero el cántabro Manuel Cerro de 24 años y de la CNT enterrado el 7 de setiembre de 1934. Tanto el fallecimiento de este preso como el del asturiano Luís León de 23 años y enterrado el 10 de Octubre de 1935 es aún recordado por los habitantes más antiguos de Berriozar por los homenajes que se hicieron en este mismo cementerio con lecturas, flores, mítines  y el canto de la Internacional por los asistentes al acto, alguno de los cuales reposan en este camposanto, señalar que encima de su tumba se colocó un libro que las generaciones actuales aún recordamos. Estas primeras muertes en el Fuerte dieron lugar a un paro general en Pamplona y protestas en el resto del Estado y un motín dentro del propio fuerte solicitando su demolición.
           El triunfo del Frente Popular en Febrero de 1936 dio lugar a la proclamación de una Amnistía y los 400 presos que aun  quedaban en San Cristóbal fueron recibidos a las puertas, acompañados a Iruña, donde en el Frontón Euskal Jai se denunciaron las condiciones de dicho penal y fueron homenajeados.
             Pero el Fuerte siguió en pie y a partir del golpe militar de 1936 se convirtió en lo que todos sabemos.
              El 1 de noviembre de 1936, día de Todos los Santos, por lo visto quisieron añadir nombres al santoral y son enterrados 21 presos fusilados, se cree que por dar un escarmiento al resto pues hay de diversa procedencia; asimismo el 17 de noviembre del mismo año son enterrados otros 4 todos con el mismo parte, traumatismo y muerto al fugarse, cuando los allí presentes dicen que no hubo tal fuga. Realizaron el mismo trayecto que hoy nosotros al subir al cementerio, previamente los tuvieron metidos en cajones en la era que hoy llamamos parque y fueron subidos en un carro con bueyes por vecinos del pueblo, los más viejos del pueblo aún recuerdan la macabra escena y de cómo fueron enterrados los primeros 21 de dos grupos de 14 y 7 con una particularidad que los cajones fueron puestos de pie en vez de tumbados por lo que se cumplió fielmente el principio de “ más vale morir de pie que vivir de rodillas”.
             En los años sucesivos fueron enterrados hasta un total de 47 presos a los que hoy homenajeamos. Cuando ya no cabían más en los cementerios de la antigua Cendea de Ansoain se construyó en 1942 el que hoy se conoce como el cementerio de las botellas.
              Lógicamente así como los enterrados en 1934 y 1935 fueron homenajeados, todos estos fueron enterrados sin ningún honor, al contrario, como proscritos, pero aun tuvieron suerte pues fueron inscritos en el Juzgado de Ansoain y hoy podemos rendirles  el honor que se merecen  pero no podemos olvidar que nuestro querido monte es tumba anónima de muchas personas que dieron el bien supremo de la persona que es la vida, por ser consecuentes con sus ideales. Cada mañana cuando paso por una de estas tumbas sin abrir, según los testimonios de los habitantes de Berriozar y localizada a escasos 200 metros de aquí, no dejo de pensar en ellos y en sus familias e ilusiones frustradas y rotas por la terrible represión que asoló nuestra tierra en el trienio negro de 1936-1939 y eso sin haber frente de guerra.
        Que nunca más y para nadie se vuelvan a repetir estos hechos.

         Por último quiero rendir, si la emoción me lo permite, un profundo homenaje a mi familia, que aunque tuvieron más suerte y ninguno fue asesinado, sí participaron  activamente con gran sufrimiento en lo vivido en estos años.
  
          Mi abuelo fue Miguel Echarte Errea, elegido Alcalde de la primera Junta de Oncena de Berriozar el 23 de Setiembre de 1920, bajo su mandato y gracias a su trabajo e ilusión se hicieron muchas cosas en el pueblo, destacando la construcción de la primera Escuela, inaugurada en 1921, ahora que tan fácil se proponen nombres para futuras calles, ahí tenéis uno. Era cantero y fue unos de los pioneros en la fundación de la UGT de Pamplona y falleció al hundirse la zanja que construía  en la calle Ciudadela de Pamplona. Una semana antes del accidente llevó a mi madre para que viese en qué condiciones trabajaba. Dejó viuda y seis hijos de corta edad.
            Uno de estos hijos fue Rafael Echarte Gracia que con grandes condiciones para el estudio se dio cuenta que su madre no podía costearle una carrera y tiró los libros por el puente abajo y comenzó a trabajar de carpintero; detenido la noche del 18 al 19 de julio de 1936 junto a Jacinto Ochoa y otros compañeros pertenecientes al Partido Socialista Unificado en el Bar Bilbao, permaneció en la prisión del Fuerte San Cristóbal hasta 1940, estando presente en la fuga del 22 de mayo de 1938, sin llegar a fugarse pues consideró, como muchos otros, que dicha fuga estaba condenada al fracaso. Durante todo este tiempo su madre Inés y sus hermanas Encarna, Leonor, Dora y Dioni, principalmente esta última, suben prácticamente todos los días para llevarle la comida, algunas veces con hasta un metro de nieve. Os podéis imaginar la angustia de estas mujeres el domingo de la fuga, ya que por la mañana habían estado en el Fuerte sin sospechar nada y al atardecer se encontraron con la presencia de los matarifes en el pueblo y alguna voz caritativa que gritaba “ Que los maten a todos”.
              Amnistiado, es nuevamente detenido al estar reunido en Villava con otros compañeros y condenado a la pena de muerte, conmutada por 30 años, rebajada posteriormente a 20 años y un día siendo esta rebajada mediante un indulto, permaneciendo en prisiones durante 15 años.
                Fue puesto en libertad en 1956, con 46 años adaptándose a la vida y sabiendo disfrutar de ella hasta su fallecimiento en 1986 cuando se comenzaba a preparar el monolito en recuerdo de la fuga, inaugurado en 1988. Según la opinión de algunos vecinos del pueblo, pues en mi casa delante mía, para no hacerme partícipe se su sufrimiento, prácticamente nunca se habló de estos temas, fue liberado de morir asesinado por la mediación del párroco D. José Mª  Solabre, así como de otro vecino, hermano de mi abuela, cuando le iban a dar pasaporte unos falangistas, dicho sacerdote pese a su leyenda, con mi familia se portó extraordinariamente.
                Como anécdota comentaré que Rafael fue presidente de la Agrupación de Viviendas  San Esteban para los vecinos del pueblo al final de los sesenta y le quisieron proponer para Alcalde, a lo que contestó que cómo iba a ser Alcalde si seguía mandando Franco que lo había condenado a muerte.
                 En 1990, una vez fallecido, siendo presidente Felipe González, se concedieron indemnizaciones para las personas que sufrieron prisión, que según Ley a mi tío le hubiesen correspondido 1.800.000 pesetas, pero como estaba soltero y pese a que mi tía Dioni escribió al propio presidente, no le concedieron, pues solamente era para esposas e hijos, cuando es claro que ellas sufrieron lo indecible durante aquellos años.
                   A mi madre Leonor le raparon el pelo junto a otras compañeras.
                   El otro hijo, Felipe, obligado a ir al Frente, murió una vez finalizada la guerra como consecuencia de las fiebres que contrajo en dicha contienda; el otro día me recordaba un vecino cómo se enfrentó a  Rafael Aizpun, ministro de Justicia, cuando dio un mitin en las escuelas de este pueblo.
                    Otro de los presos de San Cristobal, fue Marcelino Iriarte, casado con mi tía Dora y que una vez liberado del penal y estando en mi casa cortejando a su novia, vino a buscarle la Guardia Civil, escapando por la ventana de atrás y huyendo a Francia, a donde posteriormente se trasladó mi tía Dora para casarse, falleciendo sin regresar a , a la edad de 42 años.
                      Deciros, para finalizar este relato de la pequeña historia de una familia de Berriozar, que tanto mi abuela Inés como mi madre Leonor y mí tía  Dioni tienen sus tumbas detrás de nosotros, por lo que espero se sientan felices por este reconocimiento.


POR TODOS ELLOS QUIERO REALIZAR ESTE BRINDIS


martes, 30 de julio de 2019

SEMANA DE MEMORIA HISTÓRICA EN OIARTZUN


El 27 de julio de 1936 los franquistas, al mando del tristemente recordado Coronel Beorlegui, entraron en Oiartzun y se hicieron con el mando del pueblo. La represión alcanzó a centenares de oiartzuarras, mujeres y hombres, en forma de asesinatos, detenciones, incautaciones, multas… incluida la corporación municipal, cuyo alcalde, Feliciano Belderrain y siete concejales fueron detenidos y trasladados a San Cristóbal.  Dos de ellos, Leoncio Aranburu y Manuel Irigoien Mitxelena fueron además asesinados tras su falsa “puesta en libertad”. 
Las investigaciones del colectivo Kattin Txiki y las aportaciones de testimonios y documentos de sus familiares han posibilitado la recuperación  de la memoria de esta represión y el acto de homenaje realizado este 27 de julio en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, a cuya entrada se ha inaugurado una placa con los nombres de estos miembros de la corporación municipal. Olatz Retegi ha contextualizado aquellos hechos y la canción “Agur Euzkadi” en la voz de Alaitz Guridi ha dado paso a las intervenciones de familiares que han ido desgranando las vicisitudes por las que tuvieron que pasar y la vivencia familiar de esta represión a unas víctimas que 83 años más tarde reciben, al fin, un reconocimiento oficial en su propio municipio. El acto, con presencia del alcalde de Oiartzun, ha finalizado con el aurresku y la entrega de una estatuilla-recuerdo a las familias.
En este contexto, nuestra exposición “Lur azpitik lur azaleratuz/Que aflore lo enterrado” ha permanecido expuesta en el salón de plenos del Ayuntamiento de Oiartzun entre los días 18 y 28 de julio, en el marco de la semana de memoria celebrada en la localidad.
El domingo, 21 de julio, Koldo, como miembro de Txinparta, contextualizó la exposición sobre San Cristóbal como lugar de represión donde acabaron muchos oiartzuarras y el proceso de recuperación de la memoria desarrollado hasta la fecha.
El lunes, 22 de julio, Lourdes Herrasti y Aiako Harria Gaztelumendi disertaron sobre la “Represión durante la guerra y el franquismo, desde la perspectiva de género”.

Agradecemos a familiares y colectivos organizadores su invitación a estar presentes en estos actos, y damos un abrazo a todos ellos, especialmente a Miren Irigoien y Mª José Olaizola, ambas asociadas a Txinparta y familiares de los dos concejales asesinados, Leoncio y Manuel. Eskerrik asko.


martes, 2 de julio de 2019

VISITAS AL FUERTE SAN CRISTÓBAL


Durante el pasado mes de junio hemos continuado acompañando visitas de diferentes grupos por el interior y exterior del fuerte San Cristóbal. 
Ha habido días más grises y otros soleados y muy calurosos, aunque la estancia en la Primera Brigada hace olvidar enseguida las altas temperaturas exteriores.
No vamos a cansaros con la descripción de cada una de las visitas; sí resumir que estos grupos han sido el colectivo “Karrikaluze” de Atarrabia/Villava, el “Colegio Público Ermitaberri Lehen Hezkuntzko Ikastetxea de Burlada/Burlata, el Instituto Eunate BHI de la Txantrea, el claustro y personal del joven Instituto Iparralde de Sanduzelai/San Jorge y el colectivo de personas adultas “Etxetxo” de Lezo (Gipuzkoa), todas ellas desarrolladas en euskera.

 En la primera y última de esa visitas recorrimos el interior de las dependencias del fuerte y en las otras tres el exterior. Como ya es habitual, terminamos las visitas en el Cementerio de las Botellas donde tantas experiencias emotivas hemos compartido con los familiares de los allí enterrados y en muchos casos también exhumados.
Damos las gracias a todos estos colectivos que se han puesto en contacto con Txinparta RMC y que nos permiten continuar con uno de nuestros objetivos que es que divulgar la Memoria Histórica de San Cristóbal.
A continuación os aportamos algunas fotos de los distintos encuentros.
FOTOS


martes, 25 de junio de 2019

Texto de TXINPARTA R.M.C. en el homenaje 2019


Egun on, buenos días
Ongi etorri , bienvenidas todas las personas que un año más os habéis acercado a la puerta de esta prisión para homenajear a todos los presos que estuvieron  aquí encerrados desde el año 1.934 hasta 1945. También queremos tener presentes a todos esos familiares y personas amigas que, no pudiendo acudir, nos han enviado su apoyo  y a quienes habéis hecho el esfuerzo de venir desde: A Coruña, Alicante, Álava, Gipuzkoa, Ávila, Cáceres, Valladolid, Segovia, Tarragona, Madrid, Navarra, Francia, La Rioja, Barcelona, Venezuela, EE UU, Canadá.
Agradecemos la presencia de asociaciones de memoria, colectivos, ayuntamientos, partidos políticos, Gobierno y Parlamento de Navarra y animamos a continuar este trabajo en común por la recuperación de la memoria colectiva.
Txinparta Red de Memoria Colectiva sigue trabajando en este sentido y podemos contar que, desde el último homenaje, hemos estado divulgando la memoria de San Cristóbal por Nava de la Asunción, Tudela, Huarte, Lakuntza, Atarrabia, Ávila. Hemos acompañado a visitar el fuerte y el Cementerio de las botellas a colegios, colectivos, grupos de personas y familiares. 
Nuestro objetivo es que aflore lo aquí enterrado, que los mayores venzan el silencio, que la historia llegue a las generaciones jóvenes…, que ni los sucesos ni las personas que los padecieron queden en el olvido. Estamos empeñados en recuperar el listado de todos los aquí encarcelados tras esta puerta y ya hemos puesto nombre a muchos de ellos. En algunos casos tal vez resulte imposible; los llamados “Gubernativos”, esos presos traídos a la fuerza sin que hubiera un juicio previo ni una condena, ¿cuántos fueron? ¿Tal vez 500?¿Cuántos salieron libres? ¿Cuántos fueron asesinados?¿Quizás 200?  Sabemos que los trajeron a San Cristóbal, porque se dijo en su pueblo, porque lo contaron cuando regresaron a su hogar, porque sus familiares vinieron a visitarlos. En algunos casos la única constancia documental son las cartas que escribieron desde el fuerte: “Pamplona Fuerte San Cristóbal, 23 octubre 1.936”…y después nada… no se supo nada de ellos, desaparecieron, los desaparecieron, los asesinaron, los escondieron.

Hoy queremos visibilizarlos, decir bien alto que estuvieron aquí  y, en la medida de lo posible, ponerles nombre, recuperar sus historias. En eso estamos y en eso estáis quienes colaboráis con nosotras, sobre todo quienes os vais uniendo a  este colectivo de la Asociación que va creciendo y extendiendo sus brazos por todo el estado y por algunos otros países. Gracias.
Y gracias por vuestra presencia a quienes compartís este acto con sol o con lluvia, año a año, cantando, tocando, bailando, compartiendo vuestra emoción y vuestro apoyo.
Eskerrik asko. Nos vemos el año que viene.